Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 21 de diciembre de 2014

Sabores de Medio Oriente : Labneh





El labneh (pronunciado también labanehárabe: لبنة) es una especie de queso-yogur de color blanco elaborado con leche de oveja, de vaca y ocasionalmente de cabra, muy típico de las cocinas de Oriente Medio. Tiene una consistencia entre el yogur y el queso, y a veces (depende del país) puede tener una textura pastosa. Con el motivo de preservarlo durante más tiempo, se le puede dejar secar en forma de bolas de tres a cuatro centímetros de diámetro y se sumergen en una conserva con abundante aceite de oliva. El Labneh puede ser condimentado con especias como el tomillo o la menta.

Aunque hoy en día puede encontrarse el labneh en los mercados, envasado en frascos de cristal rellenos de bolas de labneh con aceite de oliva, gran parte de las casas de oriente medio elaboran el labneh tradicionalmente casero. Antiguamente los nómadas ponían el yogur de leche de cabra en pieles y con el tiempo se evaporaba a través de los poros hasta que quedaba una pasta a la que se le añadía sal con el objeto de preservarla. Hoy en día el método de elaboración es similar, solo que el yogur se compra en supermercados o tiendas y las pieles son sustituidas por bolsas (redecillas o cedazos) que tras colgarse durante 24 horas dejan la pasta lista para ser empleada. Debido a estas características se denomina también "yogur de invierno" (por su capacidad de conservación) o "yogur concentrado"

El Labneh es un plato muy popular como mezze y es un ingrediente típico de los sándwich. El sabor depende en gran medida del tipo de leche empleado: el labneh procedente de la leche de vaca tiene un sabor algo suave. En el Líbano existe un labneh con un sabor especialmente particular y elaborado con leche de cabra que se denomina Anbariz.

MIRA AQUI LA PREPARACION 


Programa: 




lunes, 1 de diciembre de 2014

MI ABUELA DECÍA: TRENZA TUS TRISTEZAS. Paola Klug




"Decía mi abuela que cuando una mujer se sintiera triste lo mejor que podía hacer era trenzarse el cabello; de esta manera el dolor quedaría atrapado entre los cabellos y no podría llegar hasta el resto del cuerpo; había que tener cuidado de que la tristeza no se metiera en los ojos pues los harìa llover, tampoco era bueno dejarla entrar en nuestros labios pues los obligaría a decir cosas que no eran ciertas, que no se meta entre tus manos- me decía- porque puedes tostar de más el café o dejar cruda la masa; y es que a la tristeza le gusta el sabor amargo.
Cuando te sientas triste niña, trénzate el cabello; atrapa el dolor en la madeja y déjalo escapar cuando el viento del norte pegue con fuerza.
Nuestro cabello es una red capaz de atraparlo todo, es fuerte como las raíces del ahuehuete y suave como la espuma del atole.
Que no te agarre desprevenida la melancolía mi niña, aun si tienes el corazón roto o los huesos fríos por alguna ausencia. No la dejes meterse en ti con tu cabello suelto, porque fluirá en cascada por los canales que la luna ha trazado entre tu cuerpo. Trenza tu tristeza, decía, siempre trenza tu tristeza…
Y mañana que despiertes con el canto del gorrión la encontrarás pálida y desvanecida entre el telar de tu cabello"

viernes, 21 de noviembre de 2014

Islam. Cultura, religión y política Juan José Tamayo


Hola mis queridos amig@s he encontrado este libro en la Web, muy interesante por cierto, y  quiero compartir con ustedes para los que deseen profundizar sus conocimientos sobre el Islam. 


Islam. Cultura, religión y política
Juan José Tamayo
358p.
Editorial Trotta, 2009

Cristianismo, judaísmo e islam son religiones monoteístas que surgen en el Próximo Oriente. El judaísmo y el cristianismo nacen en Palestina con una distancia cronológica de varios siglos. Las dos recibieron la influencia helenista y romana en su desarrollo. La Biblia hebrea y la Biblia cristiana son dos expresiones literarias de dicha influencia y constituyen uno de los ejemplos más luminosos del diálogo interreligioso e intercultural entre Atenas y Jerusalén, entre judaísmo, cristianismo y helenismo. El islam surge seis siglos después del cristianismo en la Península Arábiga, sin la influencia directa de Grecia ni de Roma. Sin embargo, durante su edad de oro, entre los siglos XI y XIII, la relación entre islam y filosofía griega fue muy estrecha y especialmente fecunda hasta conformar un modo de pensar filosófico y teológico greco-islámico de gran originalidad, que ejerció una profunda influencia en la teología y la filosofía cristianas.

Las relaciones entre Occidente e islam han sido —y siguen siéndolo hoy— de recelo, desconfianza y enfrentamiento. El islam ha visto a Occidente como invasor, no como interlocutor. Lo ha considerado un enemigo de quien defenderse, más aún, un «infiel» a quien combatir. Occidente, a su vez, ha tenido dificultades para entender el islam. Durante siglos su lenguaje ha sido el de la las armas, la conquista, la colonización, la confrontación, bajo la guía ideológica del orientalismo. Todavía hoy continúa este lenguaje en el pensamiento político y en la política internacional.


foxyform